Taxi Calcuta

Resulta fácil enamorarse profundamente de los taxis en Calcuta. Su color, su forma, su poder, cautivan a cualquiera que los vea en las calles.  Es un misterio amarillo convertido en casi mito, que da color a una vida poco agradecida en ésta ciudad.

El “Ambassador” o como mejor es conocido en el país: “El rey de las carreteras en India”, Es elegante, poderoso y cómodo. Sus ruedas andan todos los estratos, y son los principales espectadores de la miseria, el caos y de todo aquello que tiene lugar en los suelos de Calcuta.

Sus dueños son fieles esclavos de éstos amos que requieren de mucha atención. Estas armazones en cuatro ruedas no son sólo el espacio de trabajo para muchos, sino que también son sus hogares, sus lugares de descanso o de ocio, el lugar para reunirse con los amigos, o para simplemente resguardarse de la lluvia o del sol. Estas cajas de metal casi cuadradas, que si no fuera por sus elegantes curvas podrían fácilmente ser un refrigerador en ruedas,  son el medio de vida de muchos hombres que libran desenfrenadas batallas para conseguir pasajeros diariamente.

Equipados con taxímetro, este computador sólo cumple la función de aquellos otros elementos que cuelgan del taxi, adornar un negocio. No tiene uso y son los contratos verbales de transporte los que imponen y manejan el mercado del rey. El “Ambassador” no es tan sólo un choche, es una auténtica obra de arte que da color a las calles de una sociedad desigual.

Así que decidí capturar y mostrar lo que es la esencia de los taxis de Calcuta. Quiero revelar algunas de las cosas que dejan reflexionando a todo aquél que se adentra en un coche de estos. Porque al final, es un momento para preciar la vida, para estar sentado y sentirse en una película de los años setenta con los problemas del siglo XXI

.

Leave a Reply

Your email address will not be published.